domingo, 27 de diciembre de 2009

LA MEDICINA DE LOS CURANDEROS SIGUE PROSPERANDO


Doña María rezó sobre el cuerpo del niño, le dio masajes y le pasó por sobre la piel un huevo de gallina desde la cabeza hasta los pies.

"Recuerdo lo terapéutico y benéfico que era su tacto, y el simple hecho de que tus seres queridos estén cerca y quieran que te mejores; ello forma parte del proceso de curación", dijo Torres, ahora vicepresidente de asuntos estudiantiles en la Universidad de Nuevo México. Al concluir el ritual, Doña María diagnosticó que Torres tenía el mal de ojo.

El huevo y las oraciones de la mujer extrajeron la mala voluntad que lo estaba enfermando. Poco después, él se sentía mejor y su fe en los poderes curativos de Doña María quedó consolidada, indicó Torres.

La Doña María de la niñez de Torres es una figura conocida en muchas comunidades latinoamericanas como la curandera, la cual emplea métodos naturales y otros basados en una fe religiosa en lugar de la medicina con bases científicas.

El curanderismo se practica en toda Latinoamérica y el Caribe y ha evolucionado a través de generaciones de practicantes y sus pacientes.

En su práctica moderna es reconocido como una forma de medicina alternativa, e incluso la Sociedad Oncológica Estadounidense (ACS, por sus siglas en inglés) ha indicado que ha ayudado a disminuir los síntomas de algunos pacientes que padecen cáncer. Sin embargo, la ACS hace énfasis en que no hay evidencia de que estos rituales puedan curar nada, incluyendo el cáncer.

Suelen existir tres tipos de curanderos, de acuerdo con los expertos. El Manual de Texas en Internet los nombra como hierbero, partera y sobador (masajista).

Los curanderos creen haber recibido un don de Dios para sanar a los enfermos. Se enseña la práctica a través de aprendizajes entre familiares.

Para muchos como Torres, que se crió en el sur de Texas durante las décadas de 1940 y 1950, el curandero sigue siendo un vínculo importante con su pasado y parte de su presente.

"Crecimos sin seguro. O visitábamos a un curandero o no teníamos ninguna medicina", señaló.

Torres es un hombre educado con una carrera académica. Sin embargo, el curanderismo sigue ocupando un lugar en su vida.

"Veo a curanderos, principalmente de México, para recibir masajes y en ocasiones obtengo remedios de hierbas", indicó.

La antigua práctica, que evolucionó de una mezcla de culturas indígenas, africanas y europeas, ha sufrido pocos cambios. Y aunque algunos podrían pensar que la medicina moderna y una cultura más secular reemplazarían la fe en estas prácticas, no ha ocurrido así.

Al menos no de acuerdo con Cecilia Rhoades, profesora en la Universidad Texas A&M-Kingsville, quien dicta un curso de curanderismo. "La mayoría de la gente prueba primero remedios caseros basados en la medicina tradicional, y si no tiene éxito entonces busca ayuda de 'profesionales'", señaló Rhoades.

"Está cambiando en parte porque la cultura méxicoamericana está cambiando a medida que más personas avanzan financieramente (en la escala social), y entonces comienzan a considerar la cultura tradicional como demasiado primitiva".

El curanderismo, como muchas prácticas medicinales antiguas, es holístico y atiende la mente, el cuerpo y el espíritu.

"Los remedios tradicionales son holísticos en su naturaleza; les concierne la reintegración del individuo a la comunidad viendo cómo él se ha desajustado a ésta", señaló Rhoades.

Torres dijo que podrían complementarse la orientación adecuada, hierbas y medicinas que requieren receta con el fin de agilizar la recuperación del individuo.

"Eche un vistazo a las tiendas de hierbas en todo el país. A través de los años los curanderos han adoptado la reflexología, la acupuntura y la terapia con masaje", indicó. "Lo que sea que les ayude a sanar".

En la tienda de Nutrición, Botánica y Hierbería en Brownsville, Magdalena González vende diversas hierbas, aceites, perfumes y hechizos, todos agentes curativos para una variedad de males, los cuales incluyen el susto, el mal de ojo e incluso el hipo.

La mayoría de sus clientes, tres o cuatro al día, padecen de susto debido a alguna conmoción o trauma en sus vidas, tal como un accidente automovilístico o un delito. Ella cree que una persona afligida por un susto debe recuperar su alma, la cual ha dejado el cuerpo debido al miedo que ha entrado en él.

El método de González para curar el susto es bañarse durante tres noches en agua infundida con albahaca fina y una piedra caliente. A la tercera noche, la piedra arderá y sanará al afligido.

Otros recomendarán un remedio herbal. Incluso se ha sugerido emplear una cucharada de azúcar para niños que muestran indicios de tener susto.

Otro padecimiento común del que los pacientes se quejan ante González es el mal de ojo, el cual es producido por una admiración excesiva o mala voluntad. "Es la fuerza óptica de una persona sobre una persona más débil", explicó.

Cada semana atiende hasta a siete personas que creen que deben ser curadas de los efectos del mal de ojo, y lo hace agitando un huevo sobre el cuerpo de la persona al tiempo que recita tres veces la oración del Padre Nuestro.

"El huevo recolecta las malas vibraciones", dijo, y explicó que se cree que los huevos poseen poderes mágicos. Es uno de los objetos más comunes entre los curanderos.


3 comentarios:

mary dijo...

Me ha encantado este tema. Fijate yo creo en los curanderos ya q ellos utilizan muchos las hierbas y eso es parte de la madre naturaleza. Curandero es una cosa muy diferente a los espiritistas. Y hablando del huevo, es muy bueno para hacer un jabon de azufre, ya q el huevo contiene un azufre muy bueno para nuestra piel. Justamente estuve pensando hacer un jabon con cascaras de huevo molida a ver como me va. Gracias por este lindo tema. Saludos desde New Jersey.
Mary

Maria de los Angeles dijo...

Es verdad, los curanderos son ancestrales, antiguos, dueños de los conocimientos mas sabios, ellos saben porque tienen un contacto directo con la naturaleza, son grandes conocedores, cuentame como se hace ese jabón, nunca habia escuchado de uno hecho con cascara de huevo!!
Besitos!!

Alma dijo...

He trabajado durante 4 años en un voluntariado de enfermos terminales de cancer, y te puedo decir que todos ellos anteriormente de diagnosticarles esta enfermedad padecierón algún disgusto, como rupturas matrimoniales, accidentes de tráfico, muertes de algun ser querido o algún que otro estres que les llevó a sentir incluso dolor en lo más profundo como puede ser su Alma, y más tarde enfermó su cuerpo fisico....


Si asumieramos esto como real, no nos tomaríamos las cosas tan en serio, es de suma importancia que todos los eres estemos muy felices porque esto trae una salud no solo de mente sino de cuerpo que es donde se refleja todo nuestro sentir.

Somos creados desde el amor y eso es lo que todos nos merecemos, amarnos para poder ser saludables y felices.

Hay muchos seres que poseen dones y pueden curar, todos poseemos los mismos dondes lo más importante es que tu creas en los dondes, porque sino crees en ellos como vas a crearlos dentro de tí????

El amor es el DON que todo lo puede y que toda puesta abre!!!

Besitos cálidos.