jueves, 10 de junio de 2010

PLANTAS MÁS ADECUADAS EN LA TERCERA EDAD


Qué duda cabe de que nuestro organismo se va deteriorando lentamente con el paso del tiempo a pesar de que los avances científicos y tecnológicos y el mejor conocimiento del cuerpo humano y de las enfermedades haya conseguido que la vida media se haya incrementado de forma considerable. Sólo que lo importante no es vivir más años sino vivirlos bien; es decir, con buena calidad de vida.

Todos sabemos que nuestra existencia es limitada y que poseemos un capital energético al nacer que, al igual que una pila, puede recargarse; sólo que a medida que transcurre el tiempo lo hace cada vez con mayor dificultad.

Recarga que se efectúa -principalmente- mediante una adecuada alimentación, el descanso, el sueño, los buenos hábitos de vida, la paz interior, la meditación y el ejercicio.

La alimentación nos provee de los oligoelementos necesarios para la regeneración de aquellos componentes desgastados o deteriorados, el descanso y el sueño permiten que esa renovación se realice adecuadamente, el ejercicio, la paz interior y la meditación hacen que no se genere mayor cantidad de residuos metabólicos que en situaciones normales al evitar el estrés y los buenos hábitos de vida logran que el deterioro sea lo más lento posible.

En suma, nuestro cuerpo es en alguna medida como un coche al que se deben hacer revisiones periódicas, reajustes y cambios de componentes desgastados. Si se cuida funcionará mejor y durante más tiempo.

Sin embargo, es inevitable que a partir de cierto momento aparezcan alteraciones que se catalogan como "enfermedades de la 3ª edad" ya que su aparición es debida al desgaste y deterioro de los órganos y a la consiguiente disminución de sus funciones.

Algunas de esas alteraciones son: fatiga, arteriosclerosis, hipertensión, problemas articulares, circulación sanguínea deficiente (especialmente, falta de riego cerebral, varices, hemorroides...), problemas cardiovasculares, alteraciones digestivas, falta de apetito, problemas de vista, insomnio, dolor de cabeza, espalda y articulaciones, etc.

Y es que el envejecimiento es un proceso natural e inevitable que se ve acelerado cuando el cuidado del cuerpo no es -o no lo ha sido a lo largo de nuestra vida- correcto.

Ahora bien, ello no impide que aún sea posible prevenir -e, incluso, aliviar- muchas de las dolencias crónicas que aparecen con frecuencia a partir de cierta edad y mantener una calidad de vida aceptable aunque se tengan muchos años pero, para ello, es imprescindible al menos:

-Seguir una alimentación adecuada.
-Realizar ejercicio físico moderado, acorde con la edad.
-Mantener unos buenos hábitos de vida.
-No abusar de sustancias tóxicas como el alcohol, el café o el tabaco.
-Evitar las situaciones que provocan estrés.
-Mantener una actitud mental positiva.

Por otra parte, existen plantas que contienen principios antioxidantes -que combaten los radicales libres y, por tanto, pueden ayudar a frenar el proceso de envejecimiento- así como otros principios activos que contribuyen a mejorar y aliviar muchas de las alteraciones que disminuyen la calidad de vida de la gente mayor.

Así, para prevenir trombosis y embolias se utilizan plantas que disminuyen la viscosidad de la sangre (es decir, la hacen más fluida) como el ajo, que es capaz de disolver las placas (formadas por colesterol, coágulos de sangre y otras sustancias) que se encuentran pegadas a las paredes de las arterias dificultando el paso de la sangre.

El ajo puede ingerirse crudo (en tal caso es necesario tomar mucho para que el efecto sea evidente) o tomarse en forma de perlas de 500 miligramos a razón de 3 a 6 perlas al día antes de las comidas.

Una de las plantas más empleadas en los procesos inflamatorios (artrosis, reumatismos, gota, etc.) es el harpagofito. El único inconveniente que tiene es que los ácidos del estómago lo inactivan por lo que debe tomarse en cápsulas especiales que eviten eso (cápsulas gastrorresistentes).

Existe también un grupo de plantas como el sauce, el abedul y la ulmaria o Reina de los Prados a las que se denomina aspirinas vegetales por su acción, similar a la aspirina. Además de hacer la sangre más fluida son antiinflamatorias y muy útiles para aliviar el dolor y bajar la fiebre.

Son muy empleadas en casos de artrosis, artritis y reumatismo. Ahora bien, están contraindicadas si se padece úlcera gastroduodenal, en caso de intolerancia a los salicilatos y si se es hemofílico. Debe evaluarse además su utilización si se está siguiendo un tratamiento con anticoagulantes.

Pueden tomarse en forma de tisana (escogiendo una o dos de ellas) junto con otras plantas como el condurango -que protege la mucosa del estómago- y el anís verde -que consigue que el sabor de la tisana sea más agradable-. Otra manera -quizá la más adecuada- es tomarlas en forma de cápsulas o en gotas para evitar la posible irritación del estómago.

Cuando hay problemas de riego sanguíneo a nivel cerebral, existen varias plantas que pueden emplearse como el gingko biloba, el arándano o mirtilo negro y la vincapervinca, que son especialmente eficaces a nivel de la microcirculación (ojos, oídos, cerebro). Se emplean en casos de demencia senil vascular y alivia síntomas como la falta de memoria, los zumbidos en los oídos o los vértigos y mareos.

Otro de los grandes problemas de la Tercera Edad es el estado de los huesos y de las articulaciones y, para ello, la Fitoterapia ofrece algunas soluciones como la cola de caballo, que tiene acción remineralizante por su contenido en sales minerales de potasio y de sílice y es muy útil en el reumatismo.

Puede tomarse en decocción: 2 gramos en una taza de agua que se hierve 5 minutos y se deja reposar 20. Se toman 2-3 tazas al día. Puede también optarse por las cápsulas (2-3 cápsulas al día de 500 miligramos cada una) o en extracto fluido (5 gotas al día).

La salvia, el hinojo, la soja y el ginseng son eficaces para frenar la pérdida de masa ósea que se produce tras la menopausia. La salvia y el hinojo se pueden administrar en forma de tisana, la soja como alimento -mejor germinada- y el ginseng en cápsulas de polvo de raíz (como máximo 2 gramos al día).

Por último, para elevar las defensas del organismo y neutralizar los radicales libres pueden emplearse la equinácea, el té rojo o el verde y varias setas orientales como el shii-take y el rei-shi.

La equinácea se encuentra en muy diversas formas: cápsulas, extractos, jarabes, etc.

El té rojo o verde se puede tomar en infusión o en cápsulas.

El shii-take podemos encontrarlo fresco en mercados y tiendas de alimentación cuando es temporada mientras el rei-shi está disponible en cápsulas de polvo (deben tomarse al menos 3 cápsulas de 500 miligramos al día)


12 comentarios:

Mercedes dijo...

Hoy especialmente interesante. Es bueno prevenir y saber qué nos puede ayudar para paliar los achaques que se avecinan.
Muchas gracias.

Anónimo dijo...

En conjunto hemos cambiado una gran mayoría los blogs, bueno todos los cambios son buenos. Cambios drásticos en colores, parecen otros, pero la calidad del contenido sigue siendo insuperable.
1 abrazo. de maricmasi.

Alma dijo...

He tardado un poquito en escribirte, pero es que teníamos bailar en un teatro danza del vientre y me ha siddo imposible visitarte, sabes de que me he enterado???? que todos los ingresos que salen de esa obra van a parar a los MOCOVI UNA TRIBU DE ARGENTINA, PARA COMPRARLES TIERRAS Y QUE EL GOBIERNO NO LOS ESPULSE DE ALLÍ, JOLINES!!!! OTRA VEZ ARGENTINA???? xoco con ella continuamente, no sé por qué??? pero algo me quieren decír, incluso cuando activamos el mandala de ALTAMUR ME PASÓ LA BOLA DE ENERGIA UNA CHICA ARGENTINA, yo me emociné cuantas casualudades, no crees????

Os amo y tú lo sabes!!!!

Bendiciones para ese lugar.

si me bucas en facebook como vicenta estrella verás todas mis fotos y me conocerás mejor.

AMBAR dijo...

Hola muy interesante artículo, algunas de esas cosas ya las tomo pero aveces me resulta dificil encontrarlas.
gracias por toda esta información.
Un abrazo.
Ambar.

Maria de los Angeles dijo...

Hola Mercedes, siempre hay que tener a mano remedios caseros, inocuos y de buenos resultados!
Un beso!

Maria de los Angeles dijo...

Hola Maricmasi, gracias por tus palabras, te espero amiga!
Un beso!

Maria de los Angeles dijo...

Hola Maricmasi, gracias por tus palabras, te espero amiga!
Un beso!

Maria de los Angeles dijo...

Hola Alma, cuantas casualidades...y no lo son, algo te quieren decir todas esas coincidencias, Argentina, Capilla del Monte, Erks....todo tiene un motivo de ser en tu vida, y lo de los mocovi ni que decir, gracias por esa obra tan hermosa!!
Un abrazo a tu bello ser!

Maria de los Angeles dijo...

Hola Ambar, si, a veces no se consiguen por eso hay que buscar reemplazos de cada zona donde se vive, siempre los hay!
Besos!!

curso nutricion geriatrica dijo...

Muy interesante artículo. La atención a ancianos debe ser llevada a cabo por especialistas, sobre todo en un tema tan elemental como la alimentación. El cuidado de personas mayores mediante expertos aumenta considerablemente su calidad de vida.

Anónimo dijo...

Muy buen articulo, estoy casi 100% de acuerdo contigo :)

Anónimo dijo...

Saludos, muy interesante el articulo, espero que sigas actualizandolo!