lunes, 23 de noviembre de 2009

LAS PROPIEDADES DE LAS HIERBAS Y SU USO EN LA MEDICINA


Los irlandeses, fueron los últimos de las 305 grandes naciones de la antigüedad celta dicho por Flavio Josefo, el historiador judío, y sólo ellos preservaron intacta la antigua venerable lengua, con los extraños y místicos secretos de las hierbas, a través de cuyos potentes poderes ellos podían curar la enfermedad, causar amor u odio, descubrir los misterios ocultos de la vida y la muerte, y dominar las artimañas de hadas o los demonios maléficos.

El antiguo pueblo usaba para adivinar los acontecimientos futuros, la victoria en las guerras, la seguridad en un viaje peligroso, el triunfo de una empresa proyectada, el éxito en el amor, la recuperación de la enfermedad, o el enfoque de la muerte, el uso hábil de las hierbas, el conocimiento que les había llegado a través de las primeras tradiciones de la raza humana.

Una de estas hierbas, llamada la planta mágica o de las hadas, fue célebre por su potente poder de adivinación, pero sólo los adeptos sabían la forma mística de prepararla para su uso.
Fue la única hierba de la cual se hizo una bebida, llamada la poción Barda, por los bardos que poseían el secreto de la hierba, y el modo adecuado de tratarla por medio del cual su poder místico podía ser revelado.

Esta pócima se les daba a sus bebés al nacer, ya que tenía la propiedad singular de dotar al receptor con la dulzura de la voz de las hadas, su entusiasmo y conmovedor encanto.

Y se registran casos de hombres entre los bardos celtas, quienes, después de haber bebido de esta poción en la niñez, fueron para siempre dotado de la dulce voz, como música de hadas, que mecían los corazones de los oyentes, y estos optaban por el amor o la guerra, la alegría o tristeza, como si la influencia de la magia, los arrullara en la dulce calma del sueño.

Así, según las leyendas Barda, fue el extraordinario poder de la voz que poseía el gran trovador de la corte de Fionn Ma-Coul, que residía con el gran jefe en su palacio de Almhuin, y siempre se sentaba junto a él en la mesa real.

Hay hierbas que producen amor, y hierbas que producen esterilidad, pero sólo el médico de las hadas conocía los secretos de su poder, y no revelaba el conocimiento a nadie a menos que fuera un adepto.

Las mujeres sabias aprendían los poderes místicos de las hadas, pero cómo se pagaba por el conocimiento nadie se atrevía a decirlo.

Los médicos de las hadas con frecuencia se los encontraba temblando, mientras pronunciaban un encanto, observando a su alrededor con una mirada de terror, como si una presencia terrible estuviera junto a ellos.

Pero el pueblo tenia la fe más perfecta en los hombres de las hierbas y las mujeres sabias, y la fe a menudo producía la curación.

Hay siete hierbas de gran valor y poder, que son la hiedra, verbena, eufrasia, hierba cana, la dedalera, la corteza del viejo árbol, y los brotes jóvenes de espino.

Nueve bolas de estas plantas mezcladas entre sí se podían tomar, y después una poción hecha de agua de pantanos y sal, cocidos en una vasija, con una moneda y un elfo de piedra.

El duende de piedra tiene grandes virtudes, pero una vez que se levanta con la pala no debe volver a tocar la tierra, o toda su virtud se esfuma. (Esta piedra de elfo es en realidad una antigua punta de flecha de piedra.)

La anémona del bosque, se utiliza como emplasto para las heridas.

Es sagrada y poderosa contra la astucia de los demonios, y tiene propiedades misteriosas y secretas conocidas solo por los sabios y los adeptos.

El antiguo irlandés creía que había fuentes a la cabeza de los principales ríos de Irlanda, sobre cada uno de los cuales creció nueve árboles de avellanos que en algunas ocasiones producian hermosos frutos rojos.

Estas nueces cayeron sobre la superficie del agua, y el salmón del río se acercó y comió de ellos, lo que causó la manchas rojas en el salmón.

De todas las hierbas, la milenrama es la mejor para curas y pociones. Era incluso cosida en la ropa como un preventivo contra la enfermedad.

Hay una hierba, también, como la hierba de las hadas, y el que la pisa está obligado, por un impulso irresistible, a viajar sin parar, durante toda la noche, delirantes e inquietos, a lo largo de pantanos y montañas, a través de los setos y zanjas, hasta que, cansado, golpeado y cortado, sus vestiduras desgarradas, sus manos ensangrentadas, se encuentra a la mañana, a veinte o treinta millas de su propia casa.

Y los que entran dentro de esta extraña influencia tiene todo el tiempo la sensación de volar y son totalmente incapaces de detenerse, de dar marcha atrás o cambiar de carrera.

Hay, sin embargo, otra hierba que puede neutralizar sus efectos pero sólo los iniciados pueden utilizar sus propiedades místicas.

Otra hierba es la verbena de gortha, o el "césped del hambriento", y si el viajero por accidente pisa esta hierba al pasar ya sea de noche o de día, tiene las sensaciones mas terribles de hambre y debilidad, y salvo que se conceda un socorro oportuno, ciertamente muere.

Cuando un niño está enfermo una mujer de las hadas es generalmente llamada, y hace una bebida para el paciente con las hierbas curativas de la que sólo ella tiene el conocimiento.
Una mujer sin hijos se consideraba que tenia el mayor poder sobre los secretos de las hierbas, especialmente los utilizados "para las enfermedades de los niños".

Había una hierba que crecía en una de las islas de la costa oeste de Connemara, que se sabia, tenia un gran y místico poder. Pero nadie se atreve a pronunciar su nombre.

Si se desea saber a ciencia cierta si el enfermo se iba recuperar, el pariente más cercano tenia que salir y buscar la hierba cuando el sol estaba saliendo y mientras la sostenía en la mano, había que decir una antigua forma de encantamiento.

Si la planta se mantenía fresca y verde, el paciente se recuperaba sin duda, pero si se diluia en la mano, mientras decía las palabras del encantamiento, entonces la persona enferma estaba condenada al fracaso. Seguramente iba a morir.

Fue a partir de su gran conocimiento de las propiedades de las hierbas que los Tuatha-de-Dananns obtuvieron la reputación de ser hechiceros y nigromantes.

En la gran batalla de Moytura, lucharon cerca de tres mil años atrás, Dianecht, el gran druida sabio médico del ejército, preparó un baño de hierbas que colocó en la línea de batalla, de tal maravillosa eficacia curativa que los heridos que sumergía en él, salían curados, por ser un remedio soberano para todas las enfermedades.

El rey de los Tuatha había perdido su mano en el combate, pero el baño no tenía poder para curarlo.

Así Dianecht le hizo una mano de plata, y el monarca fue siempre conocido en la historia como Nuad lamh Airgeat (Nuad de la mano de plata).

Hay siete hierbas que no pueden dañar nada de lo natural o sobrenatural, y son verbena, corazoncillo, verónica, eufrasia, malva, milenrama, y la de auto-ayuda.

Pero deben ser sembradas al mediodía en un día claro, cerca de la luna llena, para tener la máxima potencia.

Se cree firmemente que las mujeres de las hierbas que realizan maldiciones reciben su conocimiento de las hadas, que les imparten los secretos místicos de hierbas y dónde encontrarlas, pero estos secretos no deben ser revelados, excepto en el lecho de muerte, y sólo a la mayor de la familia.

Un celebre médico en el sur era una anciana, que había vivido siete años con las hadas, produjo curas maravillosas, y sólo pedía diez peniques de plata sobre la mesa por los consejos dados y para la poción de hierbas milagrosas.

2 comentarios:

Stanley Kowalski dijo...

Fascinante el universo de las hierbas, la leyenda es atrapante!

Muchas gracias por visitarme. Ojalá tengas una semana excepcional!

BESOTES.

Maria de los Angeles dijo...

Gracias Stanley por visitarme y dejar tu comentario, besos amigo!!