viernes, 19 de marzo de 2010

LA MALVA



Planta muy común cuyo nombre le viene por el color de sus flores.

De ella se usan las flores y las hojas.

Los principios activos son los mucílagos, los glucósidos, los flavonoides y las vitaminas A, B-1, B-2 y C.

Indicada como protectora importante de la piel y de las mucosas respiratoria, digestiva y urinaria.

Respiratoria: catarros, tos intensa, bronquitis, faringitis, amigdalitis, asma.

Digestiva: reflujo gastroesofágico, gastritis, úlcera gastroduodenal, gastroenteritis, malas digestiones, estreñimiento y diarrea (reguladora del tránsito intestinal).

Urinario: falta de producción de orina (oliguria), cistitis, pielitis, nefritis, uretritis.

Piel: llagas bucales, dolor de dientes, heridas, úlceras, vaginitis, abscesos, picaduras de insectos, dermatitis, eccemas, hemorroides.

Ojos: en las conjuntivitis y blefaritis.

En forma de extracto hidroalcohólico estimula las defensas

Cómo tomarla

-Infusión: una cucharada sopera por taza, tomar tres tazas al día.

-Uso externo: para piel y ojos, se hierven 30 gramos en un litro de agua, se harán lavados, baños o en forma de compresas locales, también se puede emplear fresca machacada en forma de cataplasma.

2 comentarios:

Mercedes dijo...

Pues sí que es útil la malva, además de muy bonita. En estos momentos me vendría muy bien una infusión de esta planta para aliviar la mucosidad y la tos de este puñetero catarro.
Muchas gracias por traernos información tan interesante.
Un abrazo.

Maria de los Angeles dijo...

Aqui donde vivo es una planta silvestre, crece por todos lados, se la usa para lavajes y baños de asiento, es excelente.
Un beso!