martes, 6 de abril de 2010

EL GINSENG, LA PLANTA MAS VALORADA ENTRE LOS MEDICOS CHINOS



Siempre se relacionó al Ginseng con el folklore popular y la magia. Tal como los ricos bosques de montaña donde crece naturalmente, su uso data más allá de las nieblas de la antigüedad.

Este arbusto de hoja perenne pertenece al género Panax, que deriva de la palabra griega Panakos, o en inglés panacea, que significa remedio que todo lo cura.Tanto las variedades asiáticas como las americanas que se emplean en medicina, comparten los mismos hábitos de crecimiento y prácticamente el mismo aspecto, la única diferencia es que la variedad asiática es más grande.

Ginseng americano

El Ginseng americano (Panax quinquefolius) se encuentra en todos los bosques caducifolios de montañas de Norte América oriental y central. Las primeras especies de Ginseng americano se transportaron a Europa en 1704.

No debería sorprendernos que los indios norteamericanos también lo conocieran y utilizaran las raíces por sus características medicinales. Lo llamaban Garantoquen, cuya traducción es “como un hombre”, haciendo referencia a la estructura de la raíz bifurcada. (Con un poco de imaginación se la puede ver semejante a la forma de un hombre). De modo interesante, el nombre en mandarín de ginseng es ren shen y comparte un significado similar. De hecho el carácter chino para “shen” también nos puede recordar a la forma de la raíz.

Los indios americanos tienen un método particular de desenterrar la raíz, se recolecta sólo después de que el fruto rojo de la planta alcanza la madurez. Antes de proceder a excavarla, doblan el tallo por la parte inferior al ras de la tierra. Según lo que se dice, este método aumenta la velocidad de germinación y produce un mejor rendimiento para el futuro.

Las mujeres indias Sioux desarrollaron diferentes formas de limpiar y procesar el ginseng y se decía que recogían la mejor raíz de todas las tribus.

Ginseng asiático

El ginseng asiático (Panax ginseng) se encuentra fundamentalmente en el hemisferio norte y principalmente en China, Tíbet, Mongolia y Corea. Tradicionalmente las especies coreanas y las de la región de Manchuria (China) se consideraban las más valoradas. Los chinos adinerados pueden llegar a pagar 200.000 dólares por las propiedades revitalizantes de una raíz de ginseng de primera clase.

Estas raíces tan altamente valoradas, crecen de forma silvestre en las regiones montañosas de Corea y al nordeste de China, en las montañas de Xiaoxinganling y Changbai. Se desarrollan en pendientes pronunciadas entre 500 y 1.100 metros de altitud por encima del nivel del mar.

Se ha descubierto que el ginseng salvaje que crece en los árboles ancestrales, en suelo de arcilla y con aire muy húmedo, tiene mayor potencia que el ginseng que crece fuera de su ambiente natural que es de uso comercial. Esto demuestra que la naturaleza que posee una planta, está íntimamente relacionada con el ambiente de su origen.

Según la filosofía Daoista, debido a su crecimiento en las montañas frías y oscuras, se describió el ginseng como de naturaleza ligeramente fría, lo que es ser más Yin. Pero también es algo Yang, puesto que crece en las laderas de las montañas, lo cual se consideraba ser Yang.

Características curativas

De los cinco elementos conocidos en medicina china, el ginseng se consideraba parte del elemento Tierra, puesto que su hábitat de crecimiento se ubica en las montañas. Por naturaleza es algo dulce.

Cada uno de los cinco elementos está correlacionado con ciertos órganos. El bazo y el estómago pertenecen al elemento Tierra; por lo tanto, el dulzor en el ginseng puede fortalecer el Yang del bazo y el estómago, enviando energía a través de todo el cuerpo. Según la fitoterapia (medicina herbal china), un sabor dulce puede humedecer, tonificar y aumentar la energía vital.

El ginseng es una de la plantas más valoradas por los médicos chinos y su uso data como mínimo de 5.000 años. Se le atribuyen muchos beneficios para la salud. Numerosos científicos occidentales destacados, se preguntan cómo una planta puede tener tanto uso terapéutico. La respuesta a esto es relativamente simple, cuando entendemos lo que los médicos chinos tradicionales conocían muy bien: que el efecto primordial del ginseng en el cuerpo es regular el funcionamiento de la hipófisis.

La glándula hipofisaria y tiroidea regulan la producción de otras hormonas en el cuerpo.

Las hormonas sexuales y las segregadas por las glándulas suprarrenales, también están reguladas por la hipófisis. Esta puede ser la razón por la que el ginseng tiene la reputación de actuar como rejuvenecedor y de conservar la salud de los órganos sexuales.

Los chinos, como una costumbre de toda la vida, tienen un método tradicional y simple de utilizar el ginseng. Se guarda un trozo de raíz seca en el bolsillo. Cuando se necesita una recarga de energía, ya sea debido a una enfermedad, fatiga o cuando el entusiasmo por la vida empieza a disminuir, se saca la raíz y se masca un trozo pequeño. (También se suele preparar varias ollas de te hasta que se renueva la vitalidad). Luego se deja la raíz sin usar en el bolsillo, hasta que se necesite en el próximo desafío. Aquí radica la utilidad más grande del ginseng – como un refuerzo de energía en un corto periodo de tiempo.

Los occidentales, buscando beneficiarse de sus cualidades, deberían usarlo de la misma manera. Aquellos de nosotros con una hipófisis saludable, que nos movemos rápido todo el día con energía y entusiasmo para quemar y que no cargamos con exceso de peso, no necesitaremos ginseng. En cambio aquella gente más pesada, que se mueve un poco más lento puede beneficiarse al tomar una taza de té de ginseng de vez en cuando. Prueba con una pequeña cantidad, y si obtienes una nueva perspectiva de la vida y tienes más energía, podrás entender porque los chinos lo llaman “la maravilla mundial”.

Nota del editor: Antes de tomar algún tratamiento herbal, por favor consulta a tu médico. Debido a la presencia documentada de metales pesados en plantas que provienen de China, se recomienda al lector evitar el consumo de plantas crecidas en ese país.

5 comentarios:

El Drac dijo...

Qué ilustrativo post amiguita, como todos los tuyos; me ha hecho acoprdar una anécdota: Yo una vez lo compré cuando salí de viaje al sur,compré sólo un sobrecito que decían debía hacerse en infusión, y lo dejaba en la mesa un día pasó mi hermanita menor y al ver el sobre preguntó para qué era y mi amigo que estaba de visita le dijo levantando las cejas de forma pícara: ¡Ah es para estar chévere! Y todos rompimos a reir.

Mercedes dijo...

Aunque el Ginseng más o menas conocida se agradece tan amplia información.
Hasta la próxima.

Maria de los Angeles dijo...

Hola Drac, si, es muy buena para recuperar la vitalidad en todo sentido, hombre o mujer, para el cansancio, decaimiento y para estados de agotamiento.
Un besote!

Maria de los Angeles dijo...

Hola Mercedes, es conocida pero vale la pena refrescar sus propiedades.
Un beso!

Eliana dijo...

Deben agregar a éstas hierbas curativas a la MACA (lepidium peruvianum)que dicen que tiene más propiedades que el ginseng. Dicen que revierte a la infertilidad y le da al cuerpo lo que le falta. Yo lo estoy probando,ojalá me de resultados esperados y quede embarazada ya......