miércoles, 7 de abril de 2010

PLANTAS PARA EL ESTRES Y LA ANSIEDAD


PLANTAS REVITALIZANTES

Romero (Rosmarinus officinalis): es una excelente planta tonificante, muy conveniente en el agotamiento por excesos intelectuales o físicos y en la fatiga crónica, en convalecencias y en ancianos. Tiene además propiedades antiespasmódicas y diuréticas y, localmente, es antirreumático, antiséptico y cicatrizante. La droga son las sumidades floridas.

Menta (Mentha piperita): sus hojas y sumidades floridas constituyen la droga. Es una planta muy tonificante además de digestiva y carminativa, colerética, antiséptica y analgésica. En uso tópico alivia las neuralgias y los dolores reumáticos.

Ajedrea (Satureja montana): su aceite esencial -rico en timol y carvacrol- le confieren propiedades estimulantes del sistema nervioso por lo que estaría indicada en casos de fatiga crónica, astenia, hipotensión y debilidad general. También es carminativa y espasmolítica, diurética, expectorante y balsámica.

Angélica (Angelica archangelica): es sedante y reequilibrante del sistema nervioso por su contenido en angelicina; y a su contenido en felandreno debe su acción antiespasmódica y estomáquica. Su acción equilibradora del sistema nervioso es muy beneficiosa para personas con estrés, estudiantes en época de exámenes, convalecientes, etc.

PLANTAS ADAPTÓGENAS

Ginseng (Panax ginseng): la raíz de Ginseng constituye uno de los mejores adaptógenos siempre que haya sido recolectada a partir de los 5 años, que es cuando la proporción de principios activos es ideal. Si ha sido recolectada antes de tiempo o se combina con excitantes como el café o el té, provoca nerviosismo e insomnio. Tiene efectos antidepresivos y ansiolíticos y resulta conveniente en las enfermedades psicosomáticas y el estrés. Es inmunomodulador, antirradicalar, hepatoprotector, anabolizante, afrodisíaco y antagonista de algunas sustancias depresoras por sus ginsenósidos; emenagogo por sus fitoestrógenos, hipoglucemiante, hipolipemiante y fibrinolítico. Es rico en colina, Vitaminas B1, B2, B12, ácido nicotínico, ácido pantoténico y biotina, oligoelementos -como cobre, magnesio, calcio, manganeso, aluminio, sodio, potasio y hierro- y enzimas. El tratamiento con ginseng en mujeres en edad fértil no debe ser muy prolongado pues es estrogénico.

Eleuterococo (Eleuterococcus senticosus): la raíz de Eleuterococo actúa de manera similar a la de Ginseng. Es adaptógena y estimulante inespecífico de la actividad física e intelectual. Es también inmunomodulador, aumentando la inmunidad humoral, antirradicalar, anticoagulante e hipoglucemiante suave.

PLANTAS RELAJANTES Y EQUILIBRANTES

Avena (Avena sativa): la parte utilizada (droga) es la paja y los granos. Además de vitaminas del grupo B, lecitinas, enzimas, minerales y diversos oligoelementos contiene un alcaloide: la avenina, responsable de su efecto reequilibrante del sistema nervioso. Resulta útil en casos de depresión, agotamiento físico y mental, convalecencias, afecciones digestivas, nerviosismo e insomnio. Conviene mucho a los deportistas y las madres lactantes.

Espino blanco (Crataegus monogyna): tiene efecto simpaticolítico, es decir, sedante del sistema nervioso simpático. Resulta de gran utilidad en personas que padecen de nerviosismo que se manifiesta por sensación de opresión en el pecho, dificultad para respirar, taquicardia, angustia o insomnio. Las flores y frutos del espino blanco constituyen uno de los ansiolíticos naturales más eficaces que se conocen. Tiene también acción carditónica y antiarrítmica así como reguladora de la presión arterial, miorrelajante, antiespasmódico suave y antirradicalar.

Azahar (Citrus aurantium): las flores del naranjo se emplean como sedantes y antiespasmódicas. El azahar da buenos resultados en casos de nerviosismo e irritabilidad y no presenta efectos secundarios ni adicción. Puede darse incluso a los niños como relajante. Al provocar una suave sedación, favorece el sueño. Su acción antiespasmódica puede ser empleada en todas aquellas dolencias debidas a espasmos como las jaquecas por espasmo de las arterias, los dolores de la menstruación (espasmos uterinos) o trastornos digestivos por espasmos del tracto digestivo, sean o no de origen nervioso.

Lúpulo(Humulus lupulus): es sedante e inductor del sueño. Es también tónico-aperitivo (abre el apetito y prepara al estómago para recibir alimentos al aumentar la secreción gástrica). Está indicado en casos de nerviosismo, insomnio y jaquecas de origen nervioso. Nunca debe sobrepasarse la dosis indicada pues puede provocar náuseas. El tratamiento con lúpulo no debe ser muy prolongado ya que es estrogénico y antiandrogénico.

Melisa (Melissa officinalis): está muy indicada en la depresión nerviosa y el estrés ya que posee una acción ligeramente sedante y reequilibrante del sistema nervioso. Es muy apreciada en medicina popular siendo útil en casos de ansiedad, hiperexcitación nerviosa, palpitaciones y dolores de cabeza de origen nervioso. Pasiflora (Passiflora incarnata): la droga son las hojas y las flores. Actúa como un ansiolítico suave y es una planta muy recomendable para las personas sometidas a estrés continuado aunque debe tenerse en cuenta que induce al sueño.

Tilo (Tilia cordata, T. Platyphyllos): la flor del tilo es muy efectiva en casos de inquietud, nerviosismo, angustia e insomnio. Sus efectos pueden tardar en manifestarse algunos días. Puede darse a los niños. Actúa eficazmente en casos de cefaleas por espasmos arteriales. La flor del tilo es también antiespasmódica y vasodilatadora.

Hierbaluisa (Lippia trphylla): está especialmente indicada en diferentes tipos de alteraciones nerviosas, sobre todo en casos de ansiedad, donde en ocasiones funciona mejor que los tranquilizantes sintéticos y con la ventaja de la ausencia de efectos indeseables e interacciones.

Valeriana (Valeriana officinalis): la raíz de valeriana produce una relajación del sistema nervioso central y vegetativo disminuyendo la ansiedad. Su toxicidad es muy baja y su mecanismo de acción es similar al de los fármacos tranquilizantes mayores.

Cava-cava o Kava-kava (Kawa-kawa): la raíz de cava-cava posee un efecto depresor del sistema nervioso central, produce miorrelajación y es anticonvulsionante. Es ansiolítico natural y se emplea en las alteraciones del sistema neurovegetativo y en el tratamiento de las convulsiones.

Amapola de California (Eschsoltzia californica): sus alcaloides tienen una estructura química similar a los de la adormidera, por lo que su acción también es parecida aunque bastante más suave. Se emplea como tranquilizante, analgésico e inductor suave del sueño. Es muy poco tóxica por lo que puede emplearse en niños.

Lavanda (Lavandula officinalis): es sedante y reequilibrante del sistema nervioso central y vegetativo. Está indicada en todos los casos de enfermedad psicosomática, neurastenia, nerviosismo, mareos, desfallecimientos, palpitaciones, etc., de origen nervioso.

de Discovery Salud




2 comentarios:

Mercedes dijo...

Siempre interesantísimos tus post. Confieso que algunas de estas plantas relajantes no las conocía.
Venir aquí es venir a aprender.
Un abrazo.

Maria de los Angeles dijo...

Hola Mercedes, lo que pasa es que algunas son de America Central o America del Sur, cada zona tiene sus plantas, pero America se caracteriza por tener infinitas variedades.
Un beso!