miércoles, 21 de julio de 2010

LOS ELIXIRES DE GEMAS



Forman parte de la llamada Terapia Vibracional o Medicina Vibracional, al igual que las Flores de Bach, Flores de Nueva Generación, y otras muchas formas de medicina, algunas tan antiguas como el propio mundo. La Terapia Vibracional contempla al hombre como un conjunto indivisible, no divide entre cuerpo y mente.

Los Elixires de Gemas tienen su origen en la Medicina Ayurvédica, de larga tradición en la India, así como en la Alquimia y Homeopatía de Occidente.

Estos medicamentos refuerzan el aspecto físico y terrenal del ser vivo, y en ese sentido nos aseguran un buen enraizamiento, es decir, un crecimiento sólido y equilibrado.

Considerados por muchos especialistas como la base y complementos perfectos para los elixires florales.

Actúa de forma muy parecida al resto de los medicamentos vibracionales, su efecto es muy sutil, pero no por ello menos contundente, provoca efectos mentales y físicos, y pueden provocar verdaderos cambios en nuestras vidas, ya que como dijo E. Bach, "no hay verdadera curación sin un cambio de perspectivas", es decir, no hay verdadera curación sin un cambio en lo que esperamos de la vida y por tanto en nuestras costumbres.

Cada Gema lleva asociado un Eneatipo, un modelo de comportamiento y conformación relacionado con el Eneagrama.

  • Coral: Desarrolla el sentido de la realidad, ayuda a resolver los conflictos internos que provocan depresiones y huidas de la realidad, da capacidad para enfrentar situaciones difíciles, como exámenes, entrevistas de trabajo, etc.. Corrige la gula, la gula reprimida, el estreñimiento, flatulencia, trastornos hepáticos, diabetes, hemorroides internas, agotamiento nervioso y depresión mental.
    Eneatipo asociado: 7

  • Diamante: Desarrolla el cariño, la ternura y la tolerancia, el control propio, magnanimidad y sencillez, claridad mental, elimina obstáculos a los tratamientos vibracionales. Corrige el exceso de orgullo, las obsesiones, parálisis progresivas, diabetes, convulsiones, epilepsia, esterilidad, fístulas y fisuras anales, leucorrea, trastornos menopáusicos, psoriasis, sarna, tiña y nefritis.
    Eneatipo asociado: 8

  • Esmeralda: Desarrolla humildad, generosidad auténtica, liberación interior, abre la conciencia y la capacidad de comprensión. Corrige la indolencia y la dejadez, el complejo de superioridad, el ir de "ayudador compulsivo", patologías cardíacas, hipertensión arterial, úlceras de todo tipo, dolores de cabeza, afecciones cutáneas, trastornos oculares.
    Eneatipo asociado: 2
  • Ojo de Tigre: Desarrolla coraje y valentía, autoconfianza, seguridad en sí mismo, claridad y voluntad, seguridad en las metas y objetivos en la vida, tolerancia y amplitud de miras. Corrige excesivas dependencias de figuras de autoridad, enfermedades uterinas, patologías de la piel, acné, falta de vitalidad, agotamiento nervioso, deseos de soledad, debilidad nerviosa, trastornos digestivos de origen nervioso.
    Eneatipo asociado: 6

  • Onix: Desarrolla autoaceptación, autenticidad, sinceridad, relajación, encuentro con la propia identidad, sana ambición y sanas esperanzas. Corrige la excesiva competitividad, la indecisión y la volubilidad, ansiedad e hiperexcitación, hipocondría, dificultades digestivas, dispepsia e hiperacidez, convulsiones, epilepsia y enfermedades oculares.
    Eneatipo asociado: 3

  • Perla: Desarrolla creatividad propia, renovación, autovaloración, superación de emociones demasiado intensas, equilibrio interior, absorción de negatividades propias y ajenas. Corrige tendencias depresivas, pesimismo, negatividad, debilidad mental, asma, bronquitis, reumatismo, cálculos biliares, gota, nefritis, disfunciones suprarrenales leves, afecciones menstruales.
    Eneatipo asociado: 4

  • Rubí: Desarrolla paz y serenidad, discernimiento, paciencia y tolerancia, seguridad interior, e intensifica la fuerza vital y activa el sistema inmunitario. Corrige la ira y el enfado excesivos, el perfeccionismo excesivos, el perfeccionismo, el ir de maestro por la vida, los disgustos, las explosiones emocionales, la confusión, la astenia física, el cansancio excesivo, trastornos circulatorios, insomnio, anemias rebeldes, y enfermedades causadas por el frío.
    Eneatipo asociado: 1

  • Topacio: Desarrolla alegría, creatividad, motivación, relax, tranquilidad, búsqueda de la realización personal propia, diligencia y fortaleza nerviosa. Corrige la pereza y la apatía, el derroche, la obesidad, sordera, tos de diversas causas, ronqueras, ojos inflamados, insomnio, ictericia, problemas hepaticos, reumatismo agudo, retrasos en la dentición, sarampión, viruela y varicela.
    Eneatipo asociado: 9
  • Zafiro: Desarrolla tranquilidad y lucidez mental, pensamientos limpios y claros, ecuanimidad, limpieza y vitalización de la sangre venosa. Corrige la estrechez y la rigidez mental, la neurosis, neuralgias, ciática, calambres, problemas del cuero cabelludo, tumores, debilidad de riñones y vejiga, patologías de la piel, dolores reumáticos.
    Eneatipo asociado: 5

5 comentarios:

Stanley Kowalski dijo...

Soy tu seguidor 74. No sé si te enteraste que la semana pasada me robaron mi blog y mi correo electrónico.
Quiero invitarte este viernes a la inauguración oficial de mi nuevo blog, así nos seguimos visitando, ok?

BESOTES GUAPA!

http://elblogdestanleykowalski.blogspot.com/

Maria de los Angeles dijo...

Hola Stan, me dejaste helada, se puede robar un blog?
Por supuesto que estaré ahi apoyando la inauguración...lamento muchisimo lo que te ha pasado, un besote enorme!!!

Ana Moreno dijo...

Me ha gustado este tema mucho. Intuyo que tiene segunda parte....

Maria de los Angeles dijo...

Hola Ana, estos son los 9 eneatipos, son como las 9 piedras madres del ayurveda, cada uno de nosotros tenemos una constitución que se encuentra en cualquiera de los 9 tipos descriptos.
Un beso!

Ana Moreno dijo...

ahhh si . Es que no había leído bien. Gracias por aclararme :)